jueves, 10 de septiembre de 2015

La vida, sus vueltas y los dolores de cabeza que te deja el final


Debo admitir que me ilusione. 

Tuvieron que pasar prácticamente tres años para volver a besarte, para volver a tenerte en mi cuerpo. Y puedo confesar que me gusto mucho. 

Pero no esta bien. 

Porque me gusto, te sentí, y me he quedado sintiéndote en mi durante la ultima semana, no he dejado de pensar en ti, eres lo último que pienso antes de dormir, eres lo primero que viene a mi cabeza, la sensación de su mano tocando mi frente, besándome, recordar como me recorriste la espalda, demasiadas emociones, demasiado alcohol ese día. 

Tengo un sentimiento dentro con respecto a eso, y aún no sé como denominarlo, no sé bien qué sentir al respecto, y me muero de miedo, quiero ser razonable, quiero ser coherente, y no quiero hacerme ideas. 

Pero las ideas ya están ahí.

Jamas debí aceptar esa cercanía a tu cuerpo, aunque me muero de ganas de volver a estar así contigo.

Y eso es peor!

Porque dudo que pueda tenerte así de nuevo, ya seria hacerme mucho daño. 

Me tienes muy confundida. 

Lo único bueno que he sacado de todo eso, es que no quiero estar con nadie más, ya no quiero noches mal contadas, creo que nuevamente tengo algo para agradecerte. 

No hay comentarios: