domingo, 17 de enero de 2010

Si tan harto estuvieras...

Ejercicio literario
-Dime que me amas- dije en el tono más meloso que pude
–Te amo- respondiste, en ese mismo tono cansado y seco que usas después de tener una buena sesión de “actividad física vigorosa” como te gusta llamarle. Pinches palabras huecas que me sueltas de vez en mes, -Si claro… lo dices por compromiso y porque acabamos de pasarla bien- dije mientras me removían entre las sabanas, estirando mi brazo fuera de la cama para buscar esa cajetilla negra de cigarros. Y típico, me respondiste lo de siempre: -Lo digo porque lo siento mi niña- muy predecible me cae! Y eso ni siquiera es cortesía de la carrera universitaria que gustosamente terminaste de financiarme!

-Si tanto lo sintieras ya la hubieras dejado- si… es mi típica queja también, pero que otra cosa puede decir una mujer que se ha quedado rezagada en el título de “la otra”, y que no conforme con eso, hasta se ha medio acostumbrado a la situación; con decir que hasta me siento cómoda en eso, y además me encanta la idea de no tener que andarme peleando todos los días contigo porque dejaste las toallas tiradas en la alfombra otra vez.

Y como siempre, culminaste la conversación con el tipico: -Ya hemos tenido esa plática antes mi niña- mientras te sales de la cama tirando edredón, almohadas y demás, para dirigirte a bañarte antes de irte a ver a tu “bonita” familia.

Chale
Que nefasto se siente quedar medio varada en la ingenuidad de que algún día terminaras con "eso", para meterte de lleno a "esto". Una aquí siempre pendiente cuando tienes pedos, aquí aguantando tus berrinches y hasta los de tus mocosos ruidosos de la manera más estoica posible, aguardando a que te calles y me digas “que bonito vestido nuevo” o alguna jalada de ese tipo.
Siempre aquí aguantando que te la pases quejándote de tu mujer, diciendo que es una “esto” y una “lo otro”, diciéndome que “ya no es lo mismo que hace 15 años”, y que estas arto de todo! Hasta de lo que te hace de desayuno. Si claro! Si tan arto estuvieras, “ya la hubieras dejado”. Así como yo a ti, que te he dejado exactamente 64 veces, ¡¡¡y eso sin contar las veces que saque tus trajes del armario!!!, aun que bueno, la verdad es que deje de sacarlos por que tardaba mucho en volver a acomodarlos dentro de manera correcta antes de que llegaras de la oficina, para que no te dieras cuenta de mis intenciones, no fuera a ser que me tomaras la palabra y viendo todo acomodadito fuera del armario te diera por dejarme a mí y no a ella; y digo, habiendo tantas zorras por allí, no no y mas no; a veces una no se puede dar el lujo de dejar ir a un hombre, profesionista, con empleo y demas… aun que este sea casado.

Y digo, después de todo, no es tan complicado mi papel, me va bien, me pagaste la carrera y hasta me acomodaste en un buen trabajo, no te tengo que lavar la ropa, pagas los gastos de mi departamento y hasta una o dos veces al mes puedo disfrutar un fin de semana a tu lado y eso sin mencionar que me pagas a Juanita, que viene 3 veces por semana a hacerme la limpieza y hasta se refiere a mi como "La señora" que tal he!. Quizás el hecho de que te tenga que compartir con ella es un precio algo bajo. Igual y no estás tan harto de ella después de todo, y es que si, los niños siempre son una buena escusa para seguir en ese juego llamado matrimonio, y es que ¿como dejar a esos pequeños de 18 y 22 años a la deriva…?

Pero bueno!, si tan harto estuvieras, “ya la hubieras dejado”, si, mi mismo argumento de hace 6 años, y es que digo, después de todo, 25 años de matrimonio me imagino que si te has de terminar por hartar, al grado de que tarde o temprano decides alejarte y seguir con sangre nueva, nueva como la mía, si como la mía que te estás jodiendo cada que te da la chingada gana.

Creo que ahora si te voy a dejar en serio.
Bueno, mejor el mes que viene, porque la próxima semana cumplimos 7 años juntos, y uno nunca sabe, quizás ahora si me das la sorpresa y por fin la dejas.

Una nunca sabe.

5 comentarios:

Javier dijo...

buen ejercicio, gracias por compartir el texto con nosotros :D

Ann dijo...

y si uno lo sabe aveces hacemos como que no y dejamos que el tiempo pase, al final es bien comodo.
buen texto.

saludos!

salvadorpliego dijo...

Ese desamor que cala fuerte...

Un placer leerte.
Saludos.

Reina del del drama dijo...

seee es de la zorra qeu llevamos dentro oye y por ke no me haces publicidad en este blogg...

Reina del del drama dijo...

Ademas asi son los hombres solo nos dejan soñar y raar vez nos dan lo que realmente queremos de ellos